El CDM se opone al Acta de las y los Trabajadores Temporales Agrícolas del Rep. Goodlatte

El CDM denuncia el Acta de las y los Trabajadores Agrícolas del Representante Bob Goodlatte como una ley anti-inmigrante y anti-trabajador que exacerbaría la explotación sistémica de las y los trabajadores migrantes agrícolas que ya existe en el programa H-2A. Esta ley crearía un nuevo programa de trabajadores temporales con salarios más bajos, acceso limitado a la justicia y menos protecciones para las y los trabajadores migrantes que la ley vigente.

Los programas existentes de H-2 para las y los trabajadores temporales están llenos de abuso. Las y los trabajadores migrantes bajo estos programas sufren abusos generalizados durante el reclutamiento, cargos ilegales y robo de salarios, entre otras violaciones comunes. La supervisión gubernamental inadecuada y el limitado acceso de las y los trabajadores a servicios jurídicos y a tribunales a menudo significa que los empleadores pueden cometer estos abusos con impunidad. El Representante Goodlatte describe correctamente el actual programa H-2A como defectuoso. Sin embargo, su propuesta de reducir los salarios y limitar aún más las protecciones en el lugar de trabajo para las y los trabajadores migrantes sólo aumentaría las deficiencias del programa existente. En particular, la legislación propuesta limitaría aún más los derechos de las y los trabajadores migrantes al exigir que sus empleadores retengan un porcentaje de sus salarios en forma de bonos; debilitaría las protecciones en el lugar de trabajo; y suprimiría o eliminaría completamente la supervisión gubernamental de las limitadas protecciones laborales del programa transfiriendo la responsabilidad del programa del Departamento de Trabajo al Departamento de Agricultura.

La mercadotecnia de esta ley trata a las y los trabajadores migrantes como activos de una manera flagrante, destacando el deseo de la industria agrícola de contar con una fuerza de trabajo “estable” y “confiable”, ignorando la necesidad de contar con protecciones laborales sólidas para las y los trabajadores vulnerables que frecuentemente son víctimas de abusos. Los patrocinadores de este proyecto de ley se preocupan por los intereses comerciales a costa de de las y los trabajadores.

Exigimos que el Congreso considere en lugar una reforma integral que proteja a todas y todos los trabajadores e inmigrantes, en vez de proyectos fragmentarios que exponen a la fuerza laboral de nuestra nación a la explotación.