Estudio revela los abusos enfrentados por los migrantes reclutados bajo los programas de trabajo temporal H-2 y recomienda cambios para abordarlos

PARA SU PUBLICACIÓN INMEDIATA
15 de febrero de 2013

Contacto:
Rachel Micah-Jones, Directora Ejecutiva
Centro de los Derechos del Migrante, Inc.
rachel@cdmigrante.org
01-800-590-1773

Estudio revela los abusos enfrentados por los migrantes reclutados bajo los programas de trabajo temporal H-2 y recomienda cambios para abordarlos

DISTRITO FEDERAL, MEXICO – Más de 100,000 trabajadores temporales son reclutados cada año en México y en otros países para ser empleados en los Estados Unidos bajo los programas de visas H-2. Los congresistas de los Estados Unidos ven los programas de trabajadores temporales, incluyendo al programa de trabajadores temporales H-2, como un componente central de la reforma migratoria en el 2013. El Centro de los Derechos del Migrante, Inc. (CDM) publicó el informe, Revelando el Reclutamiento: Fallas Fundamentales en el Programa de Trabajo Temporal H-2 y Recomendaciones para el Cambio, el cual expone los defectos del sistema a los cuales se enfrentan los trabajadores reclutados y propone cambios para prevenir los abusos.

El informe explica que muchos trabajadores temporales están expuestos al fraude, al cobro de cuotas ilegales, a ser amenazados, intimidados y maltratados por los reclutadores y sus empleadores.

“Los trabajadores contratados bajo los programas H-2 tienen un papel importante en la economía estadounidense y merecen ser tratados con dignidad,” dijo Rachel Micah-Jones, Directora Ejecutiva de CDM. “Impulsamos al gobierno de los Estados Unidos a que incluyan en la reforma migratoria medidas para transparentar el proceso de reclutamiento de los trabajadores temporales y garantizar sus derechos.”

El informe es el resultado de un estudio de intensa investigación y de diversas fuentes que involucró a más de 220 largas entrevistas con los trabajadores, solicitudes bajo las leyes de transparencia gubernamental en los Estados Unidos y México y encuestas institucionales. Los trabajadores H-2 son empleados en industrias tales como la agrícola, forestal y hotelera, entre otras. Hasta ahora, poco se ha entendido sobre las condiciones en las cuales los trabajadores migrantes son reclutados para estos trabajos. Para aumentar la transparencia en el reclutamiento, junto con el reporte se lanza una herramienta interactiva en línea. La herramienta demuestra abusos descubiertos a través del estudio y permite al público denunciar los abusos del reclutamiento en línea.

CDM ha trabajado contra los abusos en reclutamiento, como son el fraude y los cobros ilegales, desde que abrió sus puertas en el 2005. Con la publicación de este informe, el CDM llevará la problemática del reclutamiento y las historias de trabajadores afectados a la discusión sobre los programas de trabajo temporal y la reforma migratoria. Desde la fecha, el CDM y los miembros del Comité de Defensa del Migrante han estado involucrados en conversaciones con políticos y otros grupos sobre los cambios necesarios para mejorar las condiciones para los trabajadores que son reclutados internacionalmente para prevenir el fraude y otros tipos de explotación.

El apoyo para el estudio, el reporte y la herramienta interactiva fue proporcionado por la Fundación John D. and Catherine T. MacArthur y el Centro Americano para la Solidaridad Sindical Internacional (Solidarity Center). El reporte fue realizado para obtener una visión más profunda de las experiencias de los trabajadores temporales H-2 durante su reclutamiento en México y durante su empleo en los Estados Unidos.

###

El Centro de los Derechos del Migrante, Inc. (CDM) es una organización transnacional que apoya a los derechos de los trabajadores migrantes y que tiene oficinas en ambos lados de la frontera entre México y los Estados Unidos. El CDM apoya a los trabajadores migrantes mexicanos para que defiendan y protejan sus derechos mientras se mueven entre sus comunidades de origen en México y sus lugares de trabajo en los Estados Unidos. A través de sus programas, el CDM se enfrenta las barreras geográficas y legales que típicamente previenen que los trabajadores migrante ejerzan sus derechos.